Cualquier persona puede predicar sermones, pero la pregunta es cuántas personas pueden predicar buenos sermones. Es muy necesario planificar su sermón muy bien para que no enfrente ningún tipo de problema mientras predica. El problema común que ocurre es que a veces los sermones se vuelven demasiado aburridos. Si no lo ha escrito y planeado correctamente, las personas pueden impacientarse después de escuchar un poco. Por lo tanto, debe hacer todo lo posible para que sea mucho más interesante para que las personas que lo escuchan se sienten hasta el final sin bostezar ni una sola vez.

A veces hay una tendencia a repetir. Al predicar el sermón, la persona puede repetir lo mismo varias veces, lo que puede hacer que el sermón sea aburrido. Para predicar buenos sermones debes conocer muy bien tu tema. Cuando haya decidido sobre el tema, trate de encontrar todo tipo de información relacionada con ese tema. Puedes buscar incluso desde internet. Obtendrá mucha información en Internet. Si elige un tema bíblico, puede consultar la Biblia como referencia.

Una cosa que necesita para asegurarse de que tiene confianza en el tema. Si vacilas mientras hablas sobre el tema, la audiencia perderá interés. Aparte de esto, también debes creer lo que predicas, entonces solo tú puedes impartir buenos sermones. Trate de hablarle a la audiencia desde su experiencia y no solo a través del conocimiento de los libros. Si lees en voz alta, es posible que tu audiencia no lo encuentre confiable. Debes hacerles creer que cómo has sentido lo que estás predicando.

A veces sucede que al predicar el sermón necesitas compartirlo con la audiencia, hacerlo incluso si te duele. De esta manera puedes ganar la confianza de la congregación y darás buenos sermones. Puedes intentar predicar un sermón largo, pero trata de no hacerlo monótono. Haga algunas preguntas a la audiencia para mantener su curiosidad e interés.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here